Volver arriba

Neodiseño humano: conclusión

El Neodiseño nos muestra una manera revolucionaria de estudiar la evolución humana, las relaciones entre individuos, entre tribus, entre colectivos mayores.

Todas las formas materiales obedecen a un programa interno u organización que es la que determina esa forma particular. A través de los mapas que nos definen como plantas, animales, personas, cosas, podemos ahondar en las relaciones entre las especies, las relaciones con el planeta mismo y por qué no con los planetas que nos rodean.

No somos extraños aquí, somos parte del Todo y de todos, estamos íntimamente conectados con todo lo existente y con la fuente de todo lo que existe.

En los últimos años nos hemos extendido hacia las estrellas.

Así como arriba: abajo. Al extendernos hacia las estrellas también nos extendemos hacia nuestro interior, a capas más y más sutiles, a reconocer las corrientes energéticas, sus caminos y funciones.

El primero y tal vez el más importante paso hacia la evolución como especie, hacia un nivel de convivencia donde la armonía y no la guerra o la preparación para ella sean prevalentes es conocernos a nosotros mismos. Una vez logrado ese volver a conectar con nuestra autenticidad, cubierta de residuos de ideas, dogmas, reglas y regulaciones, condicionamientos moleculares, culturales, religiosos, sociales al punto que parece inexistente, la dicha de ser un@ mism@ aparece y amarse es posible.

A menos que nos amemos a nosotr@s mism@s no es posible amar a nadie.

Con este instrumento de autoconocimiento  buscamos despertar a ese amor a cuantas personas quieran emprender la aventura de investigarse.

 

Continuará….