Volver arriba

LA BIBLIOTECA DE NIRUPO: Deja que la vida fluya

Lo que sucede en la vida es que, aunque el reto es siempre nuevo, nuestra respuesta es vieja porque está basada en el pasado, que es recuerdo. Experimentar con la memoria es un estado; experimentar sin memoria es totalmente diferente, es un pensamiento nuevo, una inspiración que sólo puede surgir cuando la mente no está atrapada en la red de la memoria.

La mente sólo es capaz de recibir lo que es eterno, imperecedero, inconmensurable, cuando está tranquila, en calma, sin buscar solución ni respuesta, sin resistirse ni rechazar. No puedes ir a ello, ello viene a ti; lo que te libera es la verdad, no el esfuerzo por ser libre.

Estate en calma. Deja que la vida fluya.

Prólogo (extracto)

Ramesh Balsekar dice que la vida es como un río profundo que fluye sin cesar, en tanto que la vida diaria para muchísima gente es una preferencia por la seguridad y el estancamiento de las pequeñas charcas junto al río. El río nos da una metáfora muy adecuada para este concepto de que nadie es un hacedor, sino que todas las acciones son sucesos ordenados por la única Fuente, a la que algunos llaman Dios. Nos percibimos a nosotros mismos como los hacedores, como el río pensando que se empuja a sí mismo hacia el mar, o el mar pensando que las mareas son cosa suya, haciendo caso omiso de que la responsable del flujo y el reflujo es la fuerza de gravedad de la luna.

Leonardo da Vinci dijo: "Cuando introduces la mano en una corriente de agua que fluye, tocas lo último de lo que se acaba de ir y lo primero de lo que está viniendo". Deja que la vida fluya te enseña a ser la mano quieta de la corriente que fluye