Volver arriba

Proverbio japonés

Existe una puerta por la que puede entrar la buena suerte, pero tú tienes la llave.